temporada de esqui

La temporada de esquí en la estación de esquí Sol y Nieve suele abrir sus puertas a finales de noviembre, normalmente el último fin de semana, ya que este primer fin de semana sirve como preparativo para el primer gran envite de la temporada que no es otro más que el puente de diciembre, en el que la estación registra su primer gran lleno. En función del año este puente puede llegar a convertirse en acueducto y llegar a comprender hasta 5 días que muchos acaban convirtiendo en una semana completa, o incluso nueve días, de viernes a domingo de la siguiente semana.

Antiguamente la duración de la temporada de esqui venía dada por la cantidad de precipitaciones y temperaturas de los meses de marzo y abril y principalmente por la cantidad y la calidad de nieve en las pistas. Sin embargo en estos últimos años desafortunadamente Cetursa, la empresa semipública que gestiona la estación, ha venido aplicando criterios únicamente de rentabilidad pura, frente a otros criterios de años anteriores basados en las condiciones para la práctica del esquí.

En particular fue lamentable el cierre de la temporada 2011/2012 en la que se decidió adelantar el cierre de la temporada de esqui a mediados de abril, cuando inicialmente estaba prevista que la estación tuviera sus puertas abiertas hasta el primer fin de semana de mayo, que además del puente del primero de mayo, en comunidades como Madrid se celebra también festivo el día 2 de mayo, y en Granada el día de la Cruz, el día 3 de mayo.

Pues bien, como si se tratara de un castigo divino, dos días antes del cierre de la temporada 2011/2012 cayó la mayor nevada que se recuerda en años, con espesores que llegaron a alcanzar el metro de altura y que desgraciadamente no sirvió más que para aguar los últimos días de esquí a los pocos esquiadores que quedaban después de una semana santa tardía.

temporada de esqui

El pico del Veleta desde la pista del Águila en Sierra Nevada

Y es que al igual que lleva ya años sucediendo en las estaciones del Pirineo, la verdadera demanda de esquiadores y visitantes a la estación cae a plomo justo al terminar la Semana Santa. El problema es que la Semana Santa no cae todos los años en las mismas fechas ya que va regida por criterios de meses lunares por lo que todos los años cambia y oscila entre un temprano mes de marzo hasta a veces la segunda semana de abril.

Es una auténtica pena, porque la gran mayoría de visitantes y esquiadores acuden a las pistas de esquí principalmente en Navidad y fines de semana de enero y febrero, cambiando montaña por playa a poco que los primeros rayos de sol empiezan a calentar. En nuestra opinión se pierden los mejores meses de esquí, marzo y abril. Meses de temperaturas agradables, días largos y mucho sol. El verdadero atractivo de Sierra Nevada.

Esos meses son los que entras a los remontes sin necesidad de hacer cola, te puedes quitar el incómodo abrigo y ponerte prendas más ligeras, ya que las temperaturas diurnas y la sensación térmica son muy agradables y tienes las pistas prácticamente para ti solo, especialmente en días de diario. Una auténtica maravilla y según los esquiadores más asiduos sin duda los mejores meses de la temporada de esqui.

Por Jose Granada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *